El Pleno del Congreso de los Diputados ha aprobado de manera definitiva la ley de "actualización, adecuación y modernización del sistema de Seguridad Social" tras ratificar las 40 enmiendas incorporadas en el Senado. Durante el trámite parlamentario, la norma ha incorporado varias enmiendas de los grupos parlamentarios pero mantiene, en lo esencial, lo acordado por Gobierno, sindicatos y empresarios en el Acuerdo Social y Económico firmado el pasado mes de febrero.

El Pleno no ha votado el conjunto de la norma sino sólo las enmiendas del Senado; y el PSOE sólo ha conseguido el apoyo de CiU (a cambio de que el Gobierno traspase a las comunidades los edificios propiedad de la Seguridad Social dedicados a asistencia sanitaria pero que eran gestionados por las administraciones autonómicas -150 en el caso de Cataluña-). Los portavoces del PP, PNV, ERC, IU, ICV, BNG y UPyD han recalcado su posición contraria al global de una reforma que, a su juicio, supone un recorte de las pensiones y los derechos de los trabajadores, al tiempo que no garantiza la sostenibilidad de la Seguridad Social.

Durante su intervención el ministro de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez, ha afirmado:
  • Que “el objetivo es garantizar que el sistema público de pensiones sea capaz en el medio y largo plazo de pagar un mayor número de pensiones, durante más años y de una cuantía superior”, de ahí la gran transcendencia de esta Ley.
  • Esta nueva ley no supone "ningún recorte" y ha garantiza que las prestaciones serán más altas en 2027, cuando entren plenamente en vigor estos aspectos.
  • Que según los cálculos que obran en su poder a partir de 2040 o 2050, “las pensiones seguramente se triplicarán e incluso más".
  • Que todo lo aprobado hoy viene avalado tanto por los agentes sociales como por el propio Parlamento, a través del Pacto de Toledo, y contemplan un plazo de 15 años, entre el 1 de enero de 2013 y 2027 para introducir progresivamente los cambios.
  • Que agradecía a todos los grupos parlamentarios “el intenso trabajo realizado, así como el espíritu constructivo y buen clima que ha reinado a lo largo de la tramitación”.

¿CUÁLES SON LAS PRINCIPALES MODIFICACIONES DE LA LEY?
 
Edad de jubilación: la edad de jubilación, hasta ahora establecida en 65 años, se fija en 67 a partir de 2027, momento a partir del cual finaliza el régimen transitorio. Desde 2013 se irá incrementado gradualmente la edad de jubilación. En cualquier caso, quien cumpla 65 años en 2027 y haya cotizado más de 38 años y seis meses podrá jubilarse y cobrar la pensión completa.
 
Cálculo de la pensión: la cuantía de la pensión se determinará por los últimos 25 años trabajados en lugar de los 15 años fijados en la anterior legislación. La medida se aplicará de forma gradual de tal forma que a partir de 2022 todas las pensiones se calcularán ya con los últimos 25 años cotizados.
 
Pensión máxima: para cobrar la pensión máxima será necesario a partir de 2027 acreditar 38,6 meses de cotización. Hasta ahora, bastaban 35 años para acceder al 100%.
 
Jubilación anticipada: la reforma aprobada definitivamente ayer contempla que se pueda acceder a la jubilación anticipada a partir de los 63 años, siempre y cuando se hayan cotizado 33 años. La jubilación a los 61 años se mantiene para casos ligados a crisis empresariales.
 
Cotización mínima: el periodo mínimo para acceder a la prestación contributiva se mantiene en los 15 años. Con ese periodo cotizado solo se tendrá derecho al 50% de la base reguladora de la pensión de jubilación.
 
Autónomos: el colectivo de los autónomos también podrán acceder a la jubilación voluntaria a los 63 años con al menos 33 años de cotización.